El precio de la electricidad bate récords históricos

El precio de la electricidad bate récords históricos

Por Aratubo el 29 de marzo del 2022
Categorizado en

Evolución de los precios de la electricidad

Desde finales de 2020, los precios del mercado eléctrico mayorista han mantenido una tendencia alcista hasta alcanzar récords históricos. Esto es debido, principalmente, al continuo incremento de los precios en el mercado internacional de gas y al aumento de los precios de los derechos de emisión de CO2.

Según un informe publicado el mes pasado por Omie, operador de mercado eléctrico para la gestión del mercado diario e intradiario de la electricidad en la Península Ibérica, el precio alcanzado por el megavatio/hora es el mayor que se ha registrado hasta la fecha.

Para poder ver de una manera más grafica las variaciones en el precio de la electricidad, a continuación, se muestran 2 imágenes que resultan muy ilustrativas:

Evolución mensual de los precios de la electricidad en Europa – año 2021 (€ / MWh)

Evolución mensual de los precios de la electricidad en Europa – año 2021 (€ MWh)
Fuente: OMIE Informe mensual febrero 2022

 

Precios medios mensuales de la electricidad en Europa – Febrero 2022 (€ / MWh)

Precios medios mensuales de la electricidad en Europa - Febrero 2022 (€ MWh)
Fuente: OMIE Informe mensual febrero 2022

 

Estas figuras muestran, sin duda, la delicada situación que vive Europa respecto al mercado eléctrico. Tanto es así que, en el caso de países como Francia e Italia, el precio del megavatio/hora casi ha llegado a cuadruplicarse en 6 meses.

 

No podemos comprender el aumento del precio de la electricidad sin analizar la estrecha relación que tiene con otra fuente de energía: el gas. En este sentido, las variaciones en el mercado del gas condicionan el precio de la electricidad ya que existe una marcada interdependencia entre ambos mercados.

 

 ¿Qué relación tiene la electricidad con el gas?

La producción de electricidad depende de diferentes factores y, entre ellos, se encuentra el gas. Este fluido determina el precio de la luz pese a que sólo representa una pequeña parte de la generación eléctrica. El precio del gas tiene tanto peso en el de la electricidad debido al sistema actual de fijación de precios en el mercado mayorista. En pocas palabras, la tecnología más cara, el gas, marca directa o indirectamente el precio de toda la electricidad venga de donde venga e independientemente de su coste (muy bajo en el caso del sol, el viento o el agua embalsada). Y la marca, en particular, cuando escasea el viento y el agua.

Por tanto, aunque la generación con gas sólo represente el 13% de la producción eléctrica, su encarecimiento se amplifica en el mercado mayorista de la electricidad y se le atribuye al gas la mitad de la subida del precio de la luz. Como consecuencia, los precios de ambos mercados han experimentado un aumento hasta ahora nunca visto, registrando precios 10 veces mayores que en años anteriores al 2021.

Ahora bien, la pregunta es ¿por qué el precio del gas se ha triplicado y cómo influye en la factura eléctrica?

Una respuesta simplista apunta hacia los costes a corto plazo que ocasiona la transición energética hacia un planeta verde. Sin embargo, esta afirmación tiene más implicaciones que veremos a continuación.

 

Factores determinantes para la subida del precio de la electricidad

En lo que a Europa se refiere, tres han sido los factores clave que han provocado este aumento sin precedentes:

En primer lugar, está Rusia y sus envíos de gas a Europa

En el contexto de una demanda creciente de gas a nivel mundial, sobre todo de países asiáticos, Rusia ha limitado considerablemente sus importaciones a Europa provocando un constante incremento del precio del gas europeo. El interés ruso es limitarse exclusivamente a cumplir con sus contratos de entrega de gas a largo plazo y cubrir las necesidades existentes entre su población.

A pesar de esto, la principal causa de la subida de los precios en Europa es el retraso en la puesta en marcha del Nord Stream 2. Este gasoducto es la nueva apuesta de Rusia para el envío de gas a Europa y, gracia a él, se aumentaría la capacidad de la actual vía; Nord Stream. Sin embargo, Alemania ha retrasado su construcción por no cumplir con la legislación germana provocando que la demanda no supla la oferta y los precios suban.

Nord Stream 2
Nord Stream 2

 

Esta situación, que ya se conocía a finales de 2021, se ve actualmente empeorada por el conflicto bélico que se está viviendo entre Rusia y Ucrania.

Rusia es el país con más reservas de gas en el mundo gracias a las instalaciones de la península de Yamal que contienen el equivalente a más del doble de las reservas de la UE. Europa, por su parte, depende en gran medida del gas ruso. No en vano, cerca del 40% del gas natural que se importa proviene de Rusia.

Además, existe una gran dependencia en Europa del gas ruso, ya que cerca del 40% del gas natural que importa Europa viene de Rusia.

Además de esta dependencia energética, no podemos pasar por alto, que los precios del gas natural proveniente de Rusia se han disparado a medida que Occidente ha ido endureciendo las sanciones económicas contra Moscú. Situación que repercute en el precio de la electricidad.

 

En segundo lugar, está el precio del gas en Europa.

En la actualidad, el incremento de la importación del gas proveniente de Noruega no ha sido capaz de suplir la demanda del viejo continente, lo que ha supuesto que el precio del gas europeo se haya visto expuesto a los mercados internacionales del Gas Natural Licuado (GNL). Esto derivó en que, a mediados de diciembre de 2021, el índice TTF (precio de referencia del gas en Europa) superara el precio de referencia del GNL asiático. Por lo tanto, varios cargamentos de GNL fueron derivados a Europa aliviando ligeramente la demanda.

Debido a las necesidades de demanda y los diferentes flujos de gas, los precios del gas experimentan constantes fluctuaciones y siempre con una tendencia alcista. Como hemos comentado antes, esto repercute directamente en los precios de la electricidad.

 

En tercer lugar, se encuentra el encarecimiento de las emisiones de CO2.

Con el propósito de incentivar las inversiones en alternativas sostenibles y llegar al objetivo de reducir en un 55% las misiones de CO2 antes de 2030, el mercado europeo de emisiones de CO2 ha propuesto una serie iniciativas legislativas que hacen que el precio de dichas emisiones se incremente. Esta tasa ha llegado a situarse por encima de los 60€ por tonelada emitida, lo que supone un incremento del 200% en comparación con el año 2020.

Así pues, si nos centramos en la subida de precios de la electricidad, además del incremento del gas, es necesario destacar el continuo incremento del precio de las emisiones de CO2.

 

Conclusiones

  • El precio de la electricidad sigue sobrecargado por el incremento del precio del gas y por el de las emisiones de CO2, alcanzando máximos históricos en los tres ámbitos
  • Si la capacidad de las energías renovables no consigue suplir parte de la demanda, los precios de la electricidad seguirán estrechamente vinculados a la evolución del mercado gasista y de emisiones
  • Las previsiones pronostican un precio alto del gas al menos hasta mediados de 2023
  • Los mercados estiman que los precios de la electricidad se mantendrán por encima de los 100 €/MWh hasta finales de 2023, si bien experimentarán una reducción paulatina año tras año

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter
Suscríbete al boletín de ARATUBO para estar al corriente de todas nuestras novedades